Lunes 5 de Febrero de 2018 | 15:09

Camino a los Óscar | “Call Me By Your Name”: un encuentro con el amor sincero
12

  •  
  •  
  • +1
Timothée Chalamet y Armie Hammer recrean una relación fascinante en el más reciente trabajo del director italiano Luca Guadagnino. Timothée Chalamet y Armie Hammer recrean una relación fascinante en el más reciente trabajo del director italiano Luca Guadagnino.

Call Me By Your Name no es sólo una película que cuenta la historia de amor de dos personas del mismo género, sino va más allá abarcando un tema particular desde el punto de vista universal: el primer amor. Sin dudas, uno de los filmes más honestos y románticos de la última década.

Un caluroso verano de 1983, un hermoso paisaje con aguas templadas y la arquitectura exquisita en un pequeño pueblo de Italia se vuelven la mezcla perfecta de lo que será la más hermosa aventura de amor.

Call Me By Your Name no es una película cliché más, al contrario, es un encuentro con nuestro yo de hace tiempo en contacto con nuestra primera ilusión y el fiel reflejo de nuestro comportamiento a esas mismas sensaciones que son abordadas en el filme.

Timothée Chalamet y Armie Hammer recrean una relación fascinante en el más reciente trabajo del director italiano Luca Guadagnino basado en la novela homónima del autor André Aciman.

Elio, un muchacho culto e introvertido de 17 años, pasa su verano en la campiña italiana de su familia. Como cada año, él se reencuentra con sus amigos y pasa los siguientes meses en su mundo; los días en el río o en la piscina, recorriendo el pequeño paisaje italiano, varias lecturas bajo la sombra de un árbol, componer su propia música, salir de noche, vivir el verano a pleno.

Su rutina cambia cuando llega Oliver, un estudiante norteamericano mucho mayor que él, que trabajará como asistente del padre de Elio y que por ende, pasará unas seis semanas en la casona.

Al principio, la relación es cortante y fría, pues los dos hacen caso omiso a la presencia del otro. La cortesía entre ambos solo es parte del acting de la educación.

Sin embargo, el interés por el otro irá en aumento de manera paulatina a medida que la atracción mutua en la pareja se vuelve intensa.

Timothée Chalamet, con solo 21 años, supo hacer un excelente trabajo, teniendo casi todo el peso de la película en sus hombros, transmitiendo a esa persona que encuentra el amor en la adolescencia y con todo lo que conlleva: las dudas, los miedos, la pasión y el deseo, hasta el punto de literalmente colgarte sobre esa persona y de no poder soltarla por un momento.

Armie Hammer, por su parte, pasa de ser un joven medio egocéntrico a una persona protectora y llena de compasión, además de ser el impulsor en el debut sexual de Elio.

En la campiña; donde reinan distintos idiomas como el francés, el italiano y el inglés, se encuentran también Amira Casar y Michael Stuhlbarg, los padres de Elio, éste último protagoniza junto a Timothée una de las escenas más emotivas y claves con el discurso positivo a su hijo.

La fotografía de Sayombhu Mukdeeprom y la música del cantautor estadounidense Sufjan Stevens terminan de armar una película fascinante que contribuyen a recrear un verano con la ilusión del primer amor. Una película que no impone la bandera del colectivo LGTBI, sino que trata con normalidad lo que es normal; las emociones encontradas del primer amor.

 
 
 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy